Thursday, September 22, 2016


Por José Eugenio Hoyos



En varios eventos organizados por la Renovación Carismática algunos de los asistentes me piden que les imponga las manos y los sane, y este es un gran error. Es una gran verdad que todos tenemos que orar los unos por los otros pero el único que tiene el poder de sanar y liberar es Cristo Jesús y no el hombre. Hay que confiar en su poder divino.

Es por eso que estoy de acuerdo con los Carismáticos de que nuestras comunidades y los feligreses necesitan más formación doctrinal y más estudio Bíblico.


Es en los seminarios Vida en el Espíritu y en los crecimientos que ofrece la Renovación Carismática donde nos damos cuenta de la importancia de los ministerios de sanación, intercesión, liberación, predicación y del conocimiento de dones y carismas poco conocidos en nuestra Iglesia Católica.

Dios no nos sana en un abrir y cerrar de ojos, no actúa con una varita mágica.

Por eso es que cuando en la RCC hablamos de “Sanación Interior” es un largo proceso para crecer en la liberación.


Pero para sanar necesita la persona perdonar y reconciliarse a través del sacramento de la confesión. El Carismático y todo creyente, en toda su vida humana debe tratar de crecer en el misterio del amor que Dios le tiene.

“Al atardecer le llevaron muchos endemoniados. El expulso a los espíritus malos con una sola palabra y sano también a todos los enfermos. Así se cumplió lo que había anunciado el profeta Isaías: El tomo nuestras debilidades y cargo con nuestras enfermedades” (Mateo 8: 16-17).

 

Wednesday, September 21, 2016

VIII Encuentro Internacional Carismatico San Andres Colombia


Por Kelvin Saravia


Este fin de semana tuvimos la oportunidad de participar en el VIII Encuentro Internacional Carismático de sanación organizado por la parroquia de San Francisco de Asís en la famosa Isla de San Andrés en Colombia.

Los predicadores principales fueron Padre John Mario Montoya (Eudista del Minuto de Dios) Padre José Eugenio hoyos (Asesor de la Renovación Carismática en Arlington, Va) y el Padre Marcelino Hudgson (Asesor de la RCC de San Andrés Colombia).

Este VIII Congreso Internacional Carismático tuvo como lema central: “El buen olor de Cristo.”


Y desde Colon, Panamá el ministerio de alabanza de Mayra Catuy.

Fue un encuentro lleno de poderosos testimonios de sanaciones y liberaciones y sobre todo una gran oportunidad de vivir la Misericordia de Cristo.

El Padre José Eugenio Hoyos predico sobre el tema central: El buen olor de Cristo y nos invitó a los asistentes a llenarnos de ese olor de santidad y contagias a otros para así recibir la sanación esperada: nos dice la Biblia 2 Corintios, 2,1: “Pues nosotros somos para Dios el buen olor de Cristo.”


Cada uno de nosotros hemos sido escogidos y elegidos por el mismo Dios para participar en esa unción Sagrada de Cristo Jesús.

Todos venimos de esa fuente agradable y santa que es el buen olor de Cristo.

2 Corintios 1, 21-22 nos dice: “Y es Dios el que nos ungió y el que nos marcó con su sello y nos dio en arras el Espíritu en nuestros corazones.”

Quien toca y se acerca a Cristo se compenetra de toda su fragancia, para convertirse el mismo en buen olor.

Quien sigue y ama el 100% quedara perfumado otro 100%.  

Tuesday, September 13, 2016

5000 Hombre se Someten a los Pies de Cristo en la Renovación Carismática


Por Kelvin Saravia


Se sintió la presencia y la fuerza de Cristo cuando una multitud de hombres alababan y oraban a los pies de Jesús en el evento organizado por Radio Guadalupe en los Ángeles California.

El Padre José Eugenio Hoyos uno de los predicadores invitados a este congreso de hombres invito a la multitud a dejar a un lado ese “machismo mal entendido” y ablandar los corazones al que valiente se hizo hombre y entrego su vida por cada uno de nosotros, y que a través de su sangre sigue sanándonos y liberándonos.


En Cristo encontramos un amor sin límites, un perdón sin límites y una sanación sin límites.

El Padre Hoyos hizo énfasis en que el hombre de hoy y en este mundo si no tiene a Dios no es nada, no es nadie, no es un verdadero varón de Dios.


Dentro de la variedad de dinámicas en su totalidad todos los asistentes doblando rodillas realizaron poderosas promesas hacia Dios donde juraron cambiar sus vidas, no volver al alcohol ser fieles y cariñosos a sus esposas y a frecuentar más a la Iglesia y sino están casados llevarlas al altar.

Fue un importante congreso de conversión, sanación y liberación. Pues hace falta darle dentro de la Iglesia espacio y tiempo a los hombres, pues Cristo lleno a plenitud esos corazones vacíos.

Friday, September 9, 2016

Carismaticos Llamados a la Unidad con la Iglesia

Por José Eugenio Hoyos


La Renovación Carismática Católica (RCC) no es una corriente que va separada en la Iglesia, todo lo contrario somos parte de una Iglesia que nos ha visto, crecer, nacer y florecer.

La Renovación Carismática ha sido un gran ejemplo de unidad, de Evangelización y de apoyo a todos los ministerios pastorales de nuestra Iglesia.

“Nadie puede poner otro cimiento que el que ha sido puesto, Jesucristo” (1 Cor 3, 11). Si Jesús asegura a Pedro que sobre el edificara su Iglesia (Mateo 16, 18). Y si en su carta a los Efesios Pablo llama cimiento a los apóstoles y profetas, es en base a que Cristo sea reconocido la piedra angular (Efesios 2, 20).


En la Renovación Carismática, todos los Carismáticos formamos el cuerpo Místico de Cristo, en el que Él es la cabeza y nosotros los miembros.

El principio vital de ese cuerpo místico es el Espíritu Santo que nos transmite la vida que en el ánima: “El que tiene el Espíritu de Cristo no le pertenece” (Rom 8, 9).

Con razón decía San Ireneo: “Donde está la Iglesia, allí está el Espíritu de Dios, y donde está el Espíritu de Dios, allí esta también la Iglesia y toda su gracia.” Y San Agustín afirma lapidariamente: Lo que es el alma en nuestro cuerpo, eso es el Espíritu Santo en el cuerpo de Cristo, que es la Iglesia.”


Los Carismáticos debemos estar siempre unidos en el cuerpo místico de la Iglesia Universal.

La misma liturgia de la Iglesia nos recuerda esta función unificadora del Espíritu:

“Te pedimos humildemente que el Espíritu Santo congregue en la unidad a cuantos participamos del cuerpo y sangre de Cristo.”

Sin unidad ni conexión directa con la Iglesia los Cristianos Carismáticos sentirán la ausencia de sanaciones, liberaciones y milagros.

Wednesday, September 7, 2016

Predicadores Carismáticos Católicos Anunciando una Nueva Vida


Por José Eugenio Hoyos

La corriente de gracia ósea la Renovación Carismática es un poderoso semillero de grandes evangelizadores y de esa espiritualidad tan explosiva, y santificante encontramos muchos Sacerdotes, laicos y religiosos predicando con fuerza, ardor y fuego el Evangelio de Cristo Nuestro Señor.

Los predicadores Carismáticos son los nuevos profetas para un mundo que está promoviendo una cultura totalmente diferente a los valores cristianos.

Pero Jesús nos recuerda en todo momento que va a venir una ayuda, el paráclito, el Espíritu Santo, que es el Espíritu de la verdad, que nos enseñara y nos llevara a descubrir la realidad de lo que era, es y será el Señor Jesús, nuestro Salvador y guía, aquel que es el camino, la verdad y la vida.


¿Tienes sed de Dios? ¿Tienes sed de salvación, de liberación, de unción, de vida nueva? Cristo Jesús te dice que vengas a Él, que bebas de la fuente inagotable de gracia, amor, perdón, poder y misericordia que solo se encuentra en El.

La misión de un predicador Carismático Católico es llevar a muchos hombres a una conversión definitiva, porque si el Espíritu de Dios no nos convence, no toca lo más íntimo de nuestras fibras, nos será imposible creer en Dios y cambiar nuestra vida, ya que solamente Él puede transformarnos y mejorar nuestra calidad espiritual de vida.

El que no está conmigo, esta contra mí y el que no recoge conmigo, desparrama, cada predicador Carismático debe leer las encíclicas papales, formarse en la doctrina de la Iglesia, frecuentar los Sacramentos. Vivir el Evangelio, estar en comunión y obediencia ante Jesús Eucaristía.

Tuesday, September 6, 2016

Padre José E Hoyos en Misión Carismática en Pereira Medellín Colombia


Por Kelvin Saravia





El Padre José Eugenio Hoyos asesor de la Renovación Carismática en Arlington Virginia fue el predicador invitado a la gran jornada de Evangelización y Misión Carismática organizada por la corporación de emisoras Minuto de Dios de Colombia.

Como una antesala a la celebración del jubileo de los 50 años de la RCC muchos grupos de oración, diócesis y asambleas Carismáticas han empezado a organizarse para anunciar con alegría este gran acontecimiento a nivel mundial.


El Padre Hoyos tuvo la oportunidad de predicar en Medellín a los matrimonios, a las familias para que defiendan el sacramento instituido por Jesucristo, tuvo la oportunidad de visitar algunos grupos de oración, y de participar en el tan esperado Congreso Carismático de Sanación: “Sanados por la Misericordia de Cristo” que tuvo lugar en el auditorio de María Auxiliadora en Medellín. Luego viajo a Pereira ciudad situada en el llamado “Eje Cafetero” donde una gran multitud se congrego para participar de un día de oración, adoración, sanación y liberación.

Recordemos que desde el tiempo de Jesús muchos creyeron y recibieron la promesa durante el tiempo de los apóstoles. Habiendo recibido poder para ser testigos al venir el Espíritu Santo sobre ellos, los discípulos llevaron el Evangelio de Jesucristo a todo el mundo conocido.




En la Iglesia Primitiva la promesa del Espíritu Santo estuvo disponible para todos aquellos que obedecieron a Dios.

En Colombia se siente un gran entusiasmo y se vienen grandes preparativos para vivir esta cultura de Pentecostés.

Monday, August 22, 2016

La Renovación Carismática Corriente de Misericordia


Por José Eugenio Hoyos


El origen de la Renovación Carismática Católica está en la Misericordia de Dios y ha brotado del costado de Cristo.

Los Carismáticos experimentamos en todo momento que la fuente donde brota la sangre de Cristo nunca se agota pues de allí el Espíritu Santo incasablemente trabaja para dar a los creyentes sanaciones, liberaciones y producir milagros.

Recordemos que casi siempre que Jesús se refiere a la misericordia como virtud humana la hace llamando bienaventurados a los que de una o otra manera la practican.


Y sin equivocarme Jesús también llamaría a todos los servidores de la RCC como bienaventurados pues sus oraciones, trabajo pastoral y social son grandes y maravillosas muestras de la misericordia de Jesús. Lo que Dios pide a los creyentes, a los Católicos, a los Carismáticos es servir con amor y orar con pasión sin desanimarse jamás.

Y el amor todo lo ablanda y lo hace posible. Reclama misericordia que no es otra cosa que bondad no merecida y que debemos practicarla como un mandamiento de Dios, que nos trae enormes beneficios. El Señor Jesús nos recuerda a los Carismáticos: “Sed pues, misericordiosos como también vuestro padre es misericordioso” (Lucas 6, 36).

Cada Carismático no puede olvidar que las obras de misericordia son las mejores herramientas para ejercer una efectiva Evangelización y para vivir unidos a través de nuestros hermanos.

Donde hay misericordia hay riqueza, donde hay oración y fe hay sanaciones y milagros.